martes, 22 de abril de 2014

ABRIL 22, 2014

FELICITACION A LOREN DURAN Y A GUILLERMO AGUIRRE FARIAS POR SU CUMPLEAÑOS, SALUDOS A ELISA ROBLES DÍAZ, ADRIÁN NAVARRO CANEDO, LUCY AGUILAR, ALEJANDRO GÓMEZ LACES (GUAD), RENATA GUTIÉRREZ, MARÍA VIRGINIA HILL PÉREZ Y AL ING. ARTURO ORTEGA MORÁN. CAPSULA DE LENGUA 279, LA TALACHA Hay veces, que no nos queda de otra más que “entrarle a la talacha”. Los mexicanos sabemos que la “talacha” es el trabajo que cansa, que es tedioso, pero que por necesidad alguien tiene que hacer. Lo poco sabido, es que en esta voz se amalgamaron la lengua náhuatl y la española, haciendo de ella una verdadera “palabra mestiza”. Cuando los españoles invadieron tierras americanas, poco a poco, fueron imponiendo su cultura y su lenguaje. No obstante, la cultura prehispánica no desapareció por completo. Parte de ella se amalgamó con la de los conquistadores para dar lugar a la nueva “cultura mestiza” que se marcó también en el lenguaje. Son muchas las voces indígenas que ahora usamos y que siguen ahí, recordándonos que sobrevive en nosotros algo de la cultura de nuestros antepasados prehispánicos. Hay palabras del náhuatl, que permanecen casi intactas. Abundan en nombres de lugares como Ahuacatlán (que es lugar de aguacates), Popocatépetl (montaña que humea), etc. También, en el lenguaje coloquial, usamos el despectivo “escuincle” (que significa perro), para llamar a los niños; para decir “mucho” usamos “un titipuchal”, nos gustan los “tamales” y de un enamorado empedernido, decimos que le dieron “toloache”. Hay otras palabras que nacieron por confusión fonética. Por ejemplo, cuando los españoles llegaron a un lugar que los nativos llamaban “Cuanahuac”, les pareció oir “Cuernavaca”, y así le llamaron. Otras voces, surgieron al adaptarse palabras indígenas a los esquemas del español. Un buen ejemplo es “tlapalería”, la tienda que vende pintura, material eléctrico y herramientas. Este nombré se derivó del náhuatl “tlapalli” (color para pintar, literalmente 'líquido de fuego') y la terminación española “ería”. De una naturaleza muy especial, son las palabras que se formaron con la mezcla de una voz náhuatl y una voz española. A éstas, los académicos las llaman “hibridismos”, pero a mí me ha parecido bien llamarlas “palabras mestizas”. Un buen ejemplo de esta categoría es la voz “talacha”. En esta palabra, el náhuatl “tlalli” (tierra) y el español “hacha”, se fusionaron para formar la voz “tlalhacha”, para nombrar al instrumento de labranza que se usa como hacha y azadón. Se usa para romper tierra dura y cortar dentro de ella tallos y raíces. “Tlalhacha” se simplificó a “talacha”, y después, al tratar de masculinizar a la herramienta nacieron las variantes “talacho” y “talache”. De la agobiante tarea de la labranza se dijo “hacer talacha” y de ahí se generalizó para referirse a cualquier trabajo que requiere gran esfuerzo. Otra palabra bicultural es “tecorral”, que se integró con el náhuatl “tetl” (piedra) y el español “corral” pasando a significar “corral de piedras”. No cabe duda de que las palabras mestizas tienen especial relevancia, ya que ellas son huellas vivas de nuestro origen.

lunes, 21 de abril de 2014

ABRIL 14, 2014

FLAVIO DAMIIAN SEVILLA MARTIN EZ CUMPLEAÑOS, SALUDOS A ÁLVARO LARRONDO, INDIRA HINOJOSA, PAULO BARAJAS, ENRIQUE OLIMAN, PACO DE LOS SANTOS, JORGE CHÁVEZ Y A JOSÉ LUIS HERRERA PALAFOX La redacción que sigue fue escrita por un candidato en una selección de personal en una planta automotriz; la persona fue aceptada "Ya hice cosquillas a mi hermana sólo para que dejara de llorar, ya me quemé jugando con una vela, ya hice un globo con el chicle y se me pegó en toda la cara, ya hablé con el espejo. Ya quise ser astronauta, violinista, mago, cazador, y trapecista, ya me escondí atrás de la cortina y dejé olvidados los pies afuera. Ya robé un beso, confundí los sentimientos, tomé un camino errado y sigo andando en lo desconocido. Ya raspé el fondo de la olla donde se cocina la crema, ya me corté al afeitarme muy apurado. Ya traté de olvidar a algunas personas y descubrí que son las más difíciles de olvidar. Ya subí a un árbol para robar fruta, ya me caí por una escalera. Ya hice juramentos eternos, escribí el muro de la escuela y lloré sentado solo en el piso del baño por algo que me pasaba, ya huí de mi casa para siempre y volví al instante siguiente. Ya me tiré a la piscina, ya tomé whisky hasta sentir mis labios dormidos. Ya sentí miedo de la oscuridad, ya temblé de nervios, ya casi morí de amor y renací nuevamente para ver la sonrisa de alguien especial, ya desperté en medio de la noche y sentí miedo de levantarme. Ya grité de felicidad, robé rosas en un enorme jardín, ya me enamoré y creí que era para siempre, pero era un "para siempre" por la mitad. ¡Fueron tantas cosas que hice, tantos momentos fotografiados por la lente de la emoción y guardados en ese baúl llamado corazón! Ahora un formulario me pregunta, me grita desde el papel: ¿Cuál es su experiencia? Esa pregunta hizo eco en mi cerebro: experiencia... experiencia... ¿Será que cultivar sonrisas es experiencia? No, tal vez ellos no saben todavía ver los sueños. Ahora me gustaría preguntarle al que redactó el formulario: ¿Experiencia? ¿Quién la tiene si a cada momento todo se renueva? "

miércoles, 9 de abril de 2014

ABRIL 9, 2014

GUSTAVO LUJÁN MARTÍNEZ, JAIRO MARTÍNEZ, ISIDRO MEDINA (QRO), ARTURO SILVA OCARANZA, DANIEL SUÁREZ, DULCE MARÍA ITURRIAGA Y A ARTURO PEÑALOZA JIMÉNEZ. NUEVO GENERADOR TERMOIÓNICO PARA OBTENER ELECTRICIDAD DEL CALOR Y LA ENERGÍA SOLAR El calor, que puede ser producto de fuentes como por ejemplo el calentamiento solar o la quema de combustibles fósiles, puede ser convertido en electricidad con una eficiencia muy alta mediante un proceso conocido como conversión termiónica. Debido a las muchas ventajas que tendría un sistema de este tipo que fuese comercializable a gran escala, se han dedicado muchos esfuerzos durante más de medio siglo a intentar desarrollar un generador termoiónico práctico, con poca suerte en todos los intentos. Sin embargo, tal suerte puede que cambie pronto, gracias a un nuevo diseño: un generador termoelectrónico. Los generadores termiónicos usan la diferencia de temperatura entre una placa metálica caliente y una fría para crear electricidad. Básicamente, se crea una diferencia de carga eléctrica entre la placa caliente y la fría. El voltaje resultante impulsa una corriente eléctrica, sin necesidad de movimientos de piezas mecánicas. Los modelos anteriores de generadores termiónicos han sido poco eficientes debido a un fenómeno muy difícil de evitar, el cual consiste en que las cargas negativas de la nube de electrones que abandonan la placa caliente repelen a otros electrones, con el resultado de que la corriente eléctrica se refrena. El equipo del físico Jochen Mannhart del Instituto Max Planck para la Investigación del Estado Sólido en Stuttgart, Alemania, con la ayuda de Stefan Meir y Cyril Stephanos de la Universidad de Augsburgo en Alemania, así como con la de Theodore Geballe de la Universidad de Stanford en California, Estados Unidos, ha resuelto este problema usando un campo eléctrico para controlar del modo adecuado la nube de electrones, permitiendo así volar a la placa fría a los electrones que antes estaban obstaculizados. Los generadores termiónicos anteriores más aptos para un uso práctico han alcanzado eficiencias de aproximadamente un 10 por ciento. Las predicciones teóricas para los generadores termoiónicos del nuevo tipo termoelectrónico apuntan a un espectacular 40 por ciento.

martes, 8 de abril de 2014

ABRIL 8, 2014

FELICITACION A MI QUERIDO AMIGO EL ING. ARTURO ORTEGA MORÁN (MONT) POR SU CUMPLEAÑOS, MARTHA VELAZQUEZ, EDUARDO SORIANO, CÉSAR VARELA, ANTONIO ROJERO, NANCY LOVATO, OLGA MIRÓN SERRA Y A GUSTAVO LUJÁN MARTÍNEZ CAPSULA DE LENGUA 278, LA INMORTALIDAD DEL CANGREJO Hay momentos en que ideas inquietantes nos atrapan, nos confunden y nos desconectan de lo que ocurre a nuestro alrededor. La vista perdida y quizá la boca abierta, hacen que los demás noten nuestro estado y digan de nosotros que estamos pensando en la inmortalidad del cangrejo. Lo cierto es que, en esos estados de ausencia, podemos estar pensando en cualquier cosa menos en la “dizque” inmortalidad de este crustáceo de diez patas; y eso da paso a la pregunta: ¿de dónde surgió tan enigmática expresión? De la antigua raíz *kar, que encierra el concepto de dureza, para nombrar a este bicho de caparazón duro en griego se dijo “karkino” y en latín “cancer”, que en castellano pasó a ser cangrejo, aunque hemos conservado la palabra latina “cáncer” para nombrar a esos malignos tumores que parecen tener patas y que en su forma recuerdan al crustáceo. También es nombre de una constelación, un grupo de estrellas que a los antiguos les recordó la misma forma. Pero volvamos con el cangrejo: de estos animalitos hay cerca de 4000 especies, cuyos tamaños varían desde tiernas miniaturas hasta monstruosos cangrejos marinos que llegan a pesar 20 kilos y alcanzar una extensión de hasta cuatro metros. La creencia popular da por hecho que los cangrejos caminan hacia atrás y por eso se han acuñado frases como “ir para atrás como el cangrejo”, que se dice cuando la situación de una persona, empresa o proyecto va de mal en peor. Aunque en realidad ellos caminan de ladito, ¡ah!, pero eso sí, con mucho estilo. En su proceso normal de crecimiento, estas criaturas, cuando ya no caben en su armadura, literalmente se la quitan para formarse otra a la medida. Esta cualidad generó la creencia de que, cada que lo hacían, volvían a renacer y eso los hacía candidatos idóneos para la inmortalidad. Después, algún “genio” del que ya se ha perdido memoria, se jactaría de haber descubierto el secreto de la vida eterna del cangrejo al llegar a la siguiente conclusión: “Si lo normal es que caminando hacia adelante nos hacemos viejos, entonces caminando hacia atrás podríamos engañar al tiempo y mantenernos eternamente jóvenes, así como lo hace el cangrejo”. ¡Vaya!, como si la vida fuera una película a la que podemos darle “rewind”. Tan antigua es esta ridícula idea, que Shakespeare la usó en Hamlet. En dicha obra, en un diálogo con Polonio, reflexionando sobre la vejez Hamlet le dice: "...porque al fin, vos seríais sin duda tan joven como yo, si os fuera posible andar hacia atrás como el cangrejo". Desde luego que esta afirmación ha "sacado de onda" a más de uno a través de los siglos y, como cualquier idea que llena de nudos el entendimiento, a quien se ha enredado en ella lo deja con la vista perdida, la boca abierta y hasta puede que por ahí una baba escurriendo. De ahí ha quedado que, de quien está en tal estado, se diga que está pensando en la inmortalidad del cangrejo.

miércoles, 2 de abril de 2014

ABRIL 2 DEL 2014

MAYO ZAMORA, SANDOVAL PARDO, ERIKA BECERRA ZAMORA, LOURDES FONSECA BONIFAZ, CECILIO LOPEZ LEAL, MÓNICA DE LA VEGA Y A MARIO FARÍAS (MONT) VOCABULARIO TOMADO DEL LIBRO “EL HOMBRE QUE VINO DE LA SOMBRA” LUIZ GONZAGA PINHEIRO Adiós: Es cuando un corazón que se va, deja la mitad con quien se queda. Amigo Es alguien que se queda para ayudar cuando todos los demás se alejan. Amor al prójimo: Es cuando un extraño pasa a ser el amigo que todavía no abrazamos. Celos: Es cuando el corazón se retuerce porque no confía en sí mismo. Sexo: Es cuando una persona ama tanto a otra que desea vivir dentro de ella. Cariño: Es cuando no encontramos ninguna palabra para expresar lo que sentimos y hablamos con las manos, colocando una caricia en cada dedo. Cordialidad: Es cuando amamos mucho a una persona y tratamos a todos los demás como a ella. Evolución: Es cuando avanzamos y sentimos el deseo de buscar a los que van quedando atrás. Hijos: Es cuando Dios pone una joya en nuestras manos y nos recomienda cuidarla y educarla. Comprensión: Es cuando un anciano camina lentamente delante de nosotros y, aunque tenemos prisa, no lo apuramos. Envidia: Es cuando una persona todavía no descubrió que puede ser mejor que otra. Lealtad: Es cuando una persona prefiere morir a traicionar a quien ama. Enemistad: Es cuando una persona empuja bien lejos la línea del afecto. Lágrima: Es cuando un corazón triste pide a los ojos que hablen por él. Maldad: Es cuando arrancamos las alas al ángel que deberíamos ser. Perfume: Es cuando reconocemos a quienes nos agradan, aun con los ojos cerrados. Muerte: Es una separación con aroma de eternidad. Nietos: Es cuando Dios envía ángeles para alegrar a los abuelos. Orgullo: Es cuando una persona se siente hormiga y quiere convencer a los demás de que es un elefante. Odio: Es cuando plantamos trigo todo el año, esperando que madure, y una persona lo quema todo en un día. Perdón: Es liberar al corazón del peso de una enorme piedra. Pesimismo: Es cuando una persona pierde la capacidad de ver la vida en colores. Paz: Es el premio de quien cumple honestamente con su deber. Rabia: Es cuando colocamos una muralla en el camino de la paz. Pereza: Es cuando un virus entra en la voluntad y la enferma. Nostalgia: Es cuando, estando lejos de algo querido, sentimos deseos de volar para reencontrarlo. Soledad: Es cuando estamos rodeados de gente, pero nuestro corazón no ve a nadie alrededor. Ternura: Es cuando alguien nos mira y sus ojos brillan como dos estrellas. Vanidad: Es cuando una persona abdica de su esencia a favor de otra; generalmente peor. Y por último, Sinceridad: Es cuando nos expresamos como si la persona a quien nos dirigimos estuviera al otro lado del espejo.

ABRIL 1, 2014

EDSON AMADOR, EMIGDIO HERNÁNDEZ, JOSÉ GILBERTO ROCHA ZAMORA (COMALA COLIMA), PEDRO RIVERA SÁNCHEZ (MONT), EMMANUEL NACHEZ (LEÓN), YOLANDA VEGA HERNÁNDEZ (ARIZONA) Y AL ING. ARTURO ORTEGA MORÁN. CAPSULA DE LENGUA 277, DE BRETES Y EMPACHOS ¡PIES PARA QUE OS QUIERO!, ESTA ERA UNA FRASE TÍPICA DE QUIEN INICIABA UNA VELOZ CARRERA PARA ESCAPAR DE SUS PERSEGUIDORES. LOS QUE ERAN ATRAPADOS, SI BIEN LES IBA ERAN MANTENIDOS CON VIDA PARA CUMPLIR ALGUNA SENTENCIA O PARA SERVIR DE ESCLAVOS. PARA EVITAR QUE HUYERAN, SE DESARROLLARON VARIOS MÉTODOS Y UNO DE ELLOS ERA COLOCAR AL REO EN UNA TRAMPA DE MADERA EN LA QUE SE HACÍAN PERFORACIONES PARA DEJAR ATRAPADAS LAS MANOS Y LA CABEZA, O SIMPLEMENTE LOS PIES. A ESTAS TRAMPAS LAS LLAMARON BRETES, DE LA PALABRA GERMÁNICA BRETT QUE SIGNIFICA “TABLA”. POR ESO HOY, CUANDO ESTAMOS EN UNA SITUACIÓN EN LA QUE NOS SENTIMOS ATRAPADOS DECIMOS ESTOY EN UN BRETE. EN LATÍN, A UNA TRAMPA QUE SUJETABA LOS PIES LA LLAMARON PEDICARE, Y LA ACCIÓN DE PONER UNA DE ESAS TRAMPAS ERA IMPEDICARE, QUE DESPUÉS TOMÓ EL SENTIDO DE IMPOSIBILITAR Y DE AHÍ NACIÓ EL VERBO CASTELLANO IMPEDIR. DE MODO QUE, EN SU ORIGEN, IMPEDIR ES ´AMARRAR LOS PIES´ Y ESTAR IMPEDIDO ES ESTAR CON LOS PIES ENTRAMPADOS, SIN POSIBILIDAD DE PODER CORRER. EL VERBO LATINO IMPEDICARE EN FRANCÉS DIO ORIGEN AL VERBO EMPÊCHER (PRONUNCIAR OMPECHÉ) CON EL SIGNIFICADO DE TRABAR, ENTRAMPAR. LUEGO, YA DE REBOTE, ESTE VERBO LLEGÓ AL CASTELLANO CON LA FORMA EMPACHAR. POR ESO A QUIEN SE LA TRABA EL ESTÓMAGO POR ANDAR DE TRAGÓN, SE DICE QUE ESTÁ EMPACHADO Y SEGÚN LA CREENCIA POPULAR, HAY QUE CURARLE EL EMPACHO; PARA ESTO, EL MÉTODO MÁS CONOCIDO ES JALAR LA PIEL QUE ESTÁ SOBRE LA COLUMNA VERTEBRAL HASTA QUE SE OIGA UN “TRONIDO”, ENTONCES SE DICE QUE YA TE TRONARON EL EMPACHO Y QUEDASTE COMO NUEVO… BUENO, ESO ES LO QUE SE DICE. PERO TAMBIÉN EL EMPACHO LO USAMOS EN EXPRESIONES COMO NO TENER EMPACHO EN HACER ALGO, O SEA, NO TENER IMPEDIMENTOS. UN VERBO RELACIONADO ES DESPACHAR, QUE TIENE COMO ANTECEDENTE EL VERBO LATINO DESPEDICARE O SEA ´QUITAR LA PÉDICA, QUITAR LA TRAMPA DE LOS PIES´. POR ESO HOY DESPACHAR ES QUITAR LAS TRABAS A UNA SITUACIÓN PARA RESOLVERLA. BUENO, ESPERAMOS QUE HAYAN DISFRUTADO ESTA CÁPSULA DE LENGUA QUE, SIN EMPACHO, HEMOS COMPARTIDO CON USTEDES.

lunes, 31 de marzo de 2014

MARZO 31, 2014

CAROLINA RAMÍREZ, YURI CRUZ, DAVID CERVON GRAYEB (COLIMA), GABRIEL FIGÓN, FRANCISCO GUTIÉRREZ Y A LAURENTINO QUINTANAR EL ARBOL DE LOS AMIGOS Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, más otras apenas vemos entre un paso y otro. A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos. Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, que nos muestra lo que es la vida. Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros. Pasamos a conocer a toda la familia a quienes respetamos y deseamos el bien. Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón. Son sinceros, son verdaderos. Saben cuándo no estamos bien, saben lo que nos hace feliz. Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces es llamado un amigo enamorado. Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies. Más también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca. Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra. El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones. Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino. Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad. Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrán de los que no nos dejarán nada. Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.

miércoles, 26 de marzo de 2014

MARZO 26 DEL 2014

LIC. PAOLA PACHECO HERNÁNDEZ (RIVIERA MAYA), EZEQUIEL ATILANO RANGEL, EMMA PADRÓN (SANTA MARÍA DEL RÍO SLP), JORGE PEÑA, ALBERTO SOLTERO Y A ANGEL BAEZA. MIERCOLES DE FILOSOFÍA JAPONESA 1. ¿Sabía usted que los niños japoneses limpian sus escuelas todos los días durante un cuarto de hora con los profesores, lo que llevó a la aparición de una generación de japoneses que son modestos y entusiastas en la limpieza? 2. ¿Sabía usted que cualquier ciudadano japonés que tiene un perro tiene que llevar saco y bolsas especiales para recoger excrementos de perro? Higiene y su afán por abordar la limpieza es parte de la ética japonesa. 3. ¿Sabía usted que el trabajador de limpieza en Japón se llama "ingeniero de la salud" y puede ganar un sueldo de USD 5000 a 8000 por mes? 4. ¿Sabía usted que Japón no tiene recursos naturales, y está expuesto a cientos de terremotos al año, pero eso no le impidió convertirse en la segunda economía más grande del mundo? 5. ¿Sabía usted que Hiroshima regresó a lo que era económicamente vibrante antes de la caída de la bomba atómica, en sólo diez años? 6. ¿Sabía usted que en Japón se impide el uso de la telefonía móvil en los trenes, restaurantes y cubiertas? 7. ¿Sabía usted que en Japón los estudiantes del primer al sexto año de primaria deben aprender la ética en el trato con la gente? 8. ¿Sabía usted que los japoneses a pesar de ser uno de los pueblos más ricos del mundo, no tienen sirvientes? Los padres son responsables de la casa y los niños. 9. ¿Sabía usted que no existe un examen de primero a tercero de primaria, porque el objetivo de la educación es inculcar conceptos y formación del carácter, y no sólo conocimientos y adoctrinamiento? 10. ¿Sabía que si usted va a un restaurante de buffet en Japón se dará cuenta de que la gente sólo come lo que necesita, sin hacer desperdicio alguno? 11. ¿Sabía usted que el promedio de impuntualidad de los trenes en Japón es de aproximadamente 7 (siete) segundos por año? Ellos aprecian el valor del tiempo. 12. ¿Sabía usted que los niños deben cepillarse los dientes después de las comidas en la escuela? Mantienen su salud desde una edad temprana. 13. Y por último ¿Sabía usted que los estudiantes toman media hora de descanso luego de terminar sus comidas para garantizar una digestión correcta? Estos estudiantes son el futuro de Japón.

martes, 25 de marzo de 2014

MARZO 25, 2014

MANUEL SUÁREZ MARTÍNEZ (MONT), OSCAR MANUEL PEÑA COVARRUVIAS (CÓMALA, COLIMA), JORGE PEÑA, JESÚS PADRÓN (SLP), VERÓNICA MELÉNDEZ Y A ARTURO ORTEGA MORÁN. CAPSULA DE LENGUA 276, DE TRÁNSITOS Y POLICÍAS En México, a los agentes encargados de vigilar el tráfico vehicular solemos llamarlos tránsitos. Como este uso no está contemplado en el diccionario, muchos consideran que esto es un barbarismo y que lo apropiado es referirse a ellos como agentes de tránsito. Lo que poco se sabe, es que la misma barbaridad se cometió durante años con los policías, a quienes siempre debimos nombrar, para no pecar de bárbaros, agentes de policía. De la palabra griega “polis” que significa “ciudad”, derivó “politeia” que se refería a las reglas de convivencia entre los ciudadanos; de ahí pasó al latín como “”politia” y luego al castellano como “policía” manteniendo el significado de ´buen comportamiento´. En la primera edición del diccionario, la de 1737, así se definía: “Policía: La buena orden que se observa y guarda en Ciudades y Repúblicas, cumpliendo las leyes u ordenanzas, establecidas para su mejor gobierno. Vale también cortesía, buena crianza y urbanidad en el trato y costumbres”. Para hacer cumplir las normas de convivencia, se formaron los cuerpos de policía y a quienes lo integraban, muy pronto en el habla popular pasaron a ser policías, cuando lo correcto era llamarlos agentes o guardianes de policía. Al principio, no faltaron los respingones que hicieron notar esta aberración lingüística. En el inconcluso Vocabulario de mexicanismos, que Joaquín García Icazbalceta escribió poco antes de morir allá por 1890, en la entrada canalla se lee: “Canalla: Es nombre colectivo, y no admite plural, como lo dice expresamente el Diccionario: «Esta voz no se puede usar en plural, sin que sea barbarismo». Los que a uno de la canalla llaman canalla, son tan bárbaros como los que a un individuo del cuerpo de policía le llaman policía”. Para el pueblo, que no tenía tiempo ni ganas de hacer análisis lingüísticos, los policías siguieron siendo policías y con el paso de los años, ya a nadie le pareció extraño y este uso se generalizó. Aunque en la edición del Diccionario de 1914, con timidez se aceptó agente de policía como una acepción de policía, fue apenas hasta la edición del 2001 cuando finamente el diccionario incluyó: “Policía: Cada uno de los miembros del cuerpo encargado de velar por el mantenimiento del orden público”. No hay duda, es la fuerza del uso la que marca el paso en el desarrollo del lenguaje y, el diccionario, tarde o temprano termina por alinearse. Por eso me atrevo a hacer la siguiente profecía: Llegarán días en que, en las hojas del diccionario, nuestros ojos podrán leer: “tránsito: Cada uno de los miembros del cuerpo encargado de vigilar el cumplimiento de los reglamentos del tráfico vehicular”. Será hasta entonces que los bárbaros de hoy… serán perdonados.

lunes, 24 de marzo de 2014

MARZO 24, 2014

ARMANDO MADAHUAR, CÉSAR PEÑALOZA, ALEJANDRO MONTIEL, ENRIQUE OLIMAN RODRIGUEZ (PUE), VICTORIA ALADRO Y A LAURA PALOMINO ARAIZA A QUIEN ECHARLE LA CULPA “Si nunca es nuestra culpa, no podremos responsabilizarnos de ello. Si no podemos responsabilizarnos de ello, siempre seremos la víctima” Richard Bach Siempre que nos encontramos con un problema buscamos al culpable fuera. Es sorprendente observar como ese mecanismo se da ya desde muy temprana edad y los niños aprenden de muy pequeñitos a esquivar las responsabilidades. Este hábito que de niños aprendimos ahora de mayores, lo seguimos aplicando de un modo inconsciente. Es mucho más cómodo y fácil buscar al culpable en el exterior. Así no nos responsabilizamos de nuestra vida. Así no tenemos que hacer nada con nosotros mismos para cambiar. Así alimentamos un odio y un resentimiento generalizado contra todo que envenena nuestra sangre y nuestra vida. Así mantenemos alimentados nuestros hábitos y costumbres mentales sin cambiar nada. Y como no cambiamos nada de nuestro interior y el interior es un reflejo del exterior, nuestros conflictos, nuestras crisis, nuestras enfermedades se van repitiendo continuamente, no del mismo modo, claro está, cambian los escenarios pero la esencia, la raíz del conflicto sigue siendo la misma hasta que entendemos que la solución comienza con el despertar de nuestra consciencia. Esto seguirá siempre así hasta que no decidamos responsabilizarnos de lo que nos sucede a nosotros mismos. El cambio está en nuestro interior.