viernes, 31 de octubre de 2014

OCTUBRE 31, 2014

LA SEÑORA EN EL HOTEL DE LUJO Una simpática dama de la tercera edad decidió regalarse para su cumpleaños una noche en uno de los hoteles más caros de su ciudad. Cuando a la mañana siguiente se acercó a pagar la cuenta, el recepcionista le entregó una factura de... 350 dólares!!! Ella explotó de ira y exigió saber por qué la cuenta era tan alta. "Es un buen hotel pero las habitaciones sin duda no valen 350 dólares por pasar una noche y sin desayuno." El empleado le dijo que $ 350 era la "tarifa estándar", por lo que ella insistió en hablar con el gerente. El gerente apareció y advertido por el empleado de recepción anunció: “El hotel tiene una piscina de tamaño olímpico y un gran centro de conferencias, que están disponibles para su uso". "Pero yo no los usé", dijo. ''Bueno, ellos están aquí, y usted pudo usarlos", explicó el gerente. Luego pasó a explicar que ella también podría haber visto uno de los espectáculos internacionales del hotel por lo cual es famoso. "Los mejores artistas internacionales se presentan aquí", dijo el gerente. "Pero yo no fui a ninguno de esos shows", dijo. "Bueno, nosotros los tenemos, y usted los hubiera podido ver", contestó el gerente. El gerente no se inmutó, por lo que la viejita decidió pagar con un cheque y se lo entregó. El gerente se sorprendió cuando vió el cheque. "Pero señora, este cheque sólo está hecho por $ 50." ''Eso es correcto. Yo le he descontado $ 300 por acostarse conmigo...", respondió ella. "¡¡¡Pero no lo hice!!!", exclamó el gerente muy sorprendido. "Bueno, pero... yo estaba aquí, y usted podría haberlo hecho." No se metan con mujeres..., ¡¡¡ y menos de la Tercera Edad...!!!

miércoles, 29 de octubre de 2014

OCTUBRE 29, 2014

LAURA PALOMINO ARAIZA Quizá alguno conozca la historia de los tres canteros que trabajaban de sol a sol tallando enormes piedras. Preguntados por el sentido de su trabajo, el primero respondió que era algo muy duro pero inevitable, un castigo infame, un calvario insoportable. El segundo recordó lo de ganarás el pan con el sudor de tu frente y se alegraba de que gracias a aquel trabajo su familia tuviera una mínima seguridad y la satisfacción de sus necesidades básicas. El tercero ante la misma pregunta dejó por un momento de tallar y contestó: "Estoy construyendo una catedral". El trabajo era el mismo para los tres, pero muy diferentes el sentido, la interpretación y la motivación que cada uno le daba. Trabajar es siempre transformar algo haciéndose alguien. El trabajo es mucho más que una ocupación, el trabajo otorga identidad, de ahí la enorme suerte de aquellos que trabajan en lo que libremente han elegido. Pero el ser de cada uno no puede agotarse en el rol de trabajador. A veces es desmedido el tiempo que dedicamos al trabajo, en detrimento de otras facetas de la vida. Cuando es así estamos robando tiempo a la familia y a nosotros mismos en la tarea de promover un crecimiento armónico, integral y humano. El trabajo debe sustentar la vida, pero no ocuparla por completo, hay que trabajar para vivir y no viceversa. Algo no va bien cuando hay trabajo desmesurado para unos y paro o mobbing para otros. B. Peral

martes, 28 de octubre de 2014

OCTUBRE 28, 2014

GUILLERMO AGUIRRE FARIAS EL LENGUAJE DE LOS COLORES El blanco y el negro, independientemente de sus características científicas como carencia de color, o de unión de todos los colores, han sido considerados opuestos, en relación al Bien y al Mal El blanco representa la pureza, la nobleza, la claridad. El negro es el color de las tinieblas, de la noche, del mal. Los colores de los rayos del sol, de la luna, y otros colores presentes en la naturaleza, servían a los antiguos adivinadores como soporte para algunas de sus profecías. Desde los valores adjudicados por el Cristianismo (blanco al Dios Padre, azul al Hijo, rojo al Espíritu Santo), y teniendo en cuenta los distintos colores que identifican los lujosos ropajes de deidades como Iemanjá, Ogun, Oxun, y muchos dioses, héroes y señores que pueblan otras religiones, o los ritos afro-brasileños o afro-latinos en general, los colores han pasado a detentar un carácter profano, de virtudes más o menos benéficas, que también se relacionan a las creencias folckloricas de cada lugar y cada civilización. Actualmente se atribuye en general estas cualidades a cada uno de los colores enumerados. Más adelante, en otros artículos, nos referiremos a cada uno en particular, relatando el origen de la creencia. AMARILLO: Riqueza, gloria, esplendor y nobleza. AMARILLO PALIDO: Infidelidad, traición. AZUL: Fidelidad, piedad, sabiduría. Es el color de los niños. BLANCO: Pureza, Fe, Creencia, Bondad, Inocencia, Caridad, Modestia. GRIS: Dolor, melancolía y tristeza. Duda. GRIS METALICO: Fuerza y Coraje. LILA: Amor puro, platónico, amistad. MARRON: Humildad. MARRON OSCURO: Dolor intenso. NARANJA: Pasión, deseos de gloria. NEGRO: Duelo, tristeza, deseo o intención de muerte. ORO: Poder, riqueza, abundancia, magnificencia. PÚRPURA: Signo de la realeza. ROSA: ternura, juventud, amor inconstante. Este color se atribuye a las niñas. ROJO: Vida apasionada, amor, fuego, cólera. VERDE: Esperanza en esta vida terrenal y en la vida eterna. Afecto. VIOLETA: Constancia. MORADO: Penitencia.

lunes, 27 de octubre de 2014

OCTUBRE 27, 2014

Carta de Álvaro Obregón a su hijo (junio 1928) El inédito documento original fue subastado y publicado en la revista Mira , sorprendiendo por la actualidad de su contenido. El remitente, Álvaro Obregón Salido, nació en la Hacienda de Siquisiva, Navojoa, Sonora el 19 de febrero de 1880, y murió en la Ciudad de México, el 17 de julio de 1928. Este militar y político mexicano participó en la Revolución Mexicana y fue el presidente número 48 de nuestro país, gobernando del 1 de diciembre de 1920 al 30 de noviembre de 1924. Cajeme, Sonora, junio 27 de 1928. Sr. Humberto Obregón. México, D.F. Mi querido hijo Humberto: Este día reviste gran trascendencia en tu vida porque marca la fecha en que llegas a la mayoría de edad, produciendo este acontecimiento la transición de mayor importancia en la vida del hombre. Hoy asumes, por ministerio de la ley, el honroso título de ciudadano y te substraes de la patria potestad que a tu padre ponía en posesión de la dirección de tus actos; asumes por lo mismo, toda la responsabilidad de tu futuro, sin que esto signifique -por supuesto- que yo me considere relevado de la constante obligación que los padres tenemos para aconsejar y apoyar a nuestros hijos. Y he querido, con motivo de esta fecha, darte algunos consejos derivados de los conocimientos adquiridos con mi experiencia y con el conocimiento del corazón humano, que la intensidad de mi vida me ha permitido adquirir y del privilegio que del destino he recibido al permitirme actuar en todas las clases sociales que integran la familia humana. No pretendo incurrir en el error tan común en los padres, de querer transmitir su propia experiencia a los hijos; si la juventud es tan hermosa, lo es precisamente porque carece de esa experiencia. La experiencia no es sino el resumen de todas las rectificaciones que el tiempo, al transcurrir, viene haciendo del bello concepto que de la vida y de nuestros semejantes nos formamos, desde que entramos en posesión de nuestras propias facultades. Lo primero que necesitan los hombres para orientar sus facultades en la vida, y para protegerse y defenderse de las circunstancias que le son adversas y que por causas ajenas a su voluntad convergen sobre su voluntad, es clasificarse. Clasificarse ha sido uno de los problemas, cuyo alcance, son muy pocos los que saben comprender. Tú debes, por lo tanto, empezar por hacerlo y voy a auxiliarte con mi experiencia. Tú perteneces a ese grupo de ineptos que integran, con muy raras excepciones, los hijos de personas que han alcanzado posiciones más o menos elevadas, que se acostumbran desde su niñez a recibir toda clase de atenciones y agasajos, y a tener muchas cosas que los demás niños no tienen y que van por esto, perdiendo la noción de las grandes verdades de la vida y penetrando en un mundo que lo ofrece todo sin exigir nada, creándoles una impresión de superioridad que llega a hacerles creer que sus propias condiciones son las que los hacen acreedores de esa posición privilegiada. Los que nacen y crecen bajo el amparo de posiciones elevadas, están condenados por una ley fatal, a mirar siempre para abajo, porque sienten que todo lo que les rodea está más abajo del sitio en que a ellos los han colocado los azares del destino, y cualquier objetivo que elijan como una idealidad de sus actividades, tiene que ser inferior al plano en el que ellos se encuentran. En cambio, los que pertenecen a las clases humildes y se desarrollan en el ambiente de modestia máxima, están destinados, felizmente, a mirar siempre para arriba porque todo lo que les rodea es superior al medio en que ellos actúan, lo mismo en el panorama de sus ojos que en el de su espíritu, y todos los objetivos de su idealidad tienen que buscarlos siempre sobre planos ascendentes. Y en ese constante esfuerzo por liberarse de la posición desventajosa en que las contingencias de la vida los han colocado, fortalecen su carácter y apuran su ingenio, y logran en muchos casos adquirir una preparación que les permita seguir una trayectoria siempre ascendente. El ingenio, que no es una ciencia y que, por lo tanto, no se puede aprender en ningún centro de educación, significa el mejor aliado en la lucha por la vida y sólo pueden adquirirlo los que han sido forzados por su propio destino a encontrarlo en el constante esfuerzo de sus propias facultades. El ingenio no es patrimonio de los niños o jóvenes que han realizado ningún esfuerzo para adquirir lo que necesitan. El valor de las cosas, lo determina el esfuerzo que se realiza para adquirirlas y cuando todo puede obtenerse sin realizar ninguno, se pierde la noción de lo que el esfuerzo vale y se ignora el importante papel que éste desempeña en la resolución de los problemas importantes de la vida, y el tiempo que nos sobra, nos aleja de la virtud y nos acerca al vicio. Y éste es el otro factor negativo para los que nacen al amparo de posiciones ventajosas. Todos los padres generalmente recomiendan a sus hijos huir de los vicios. Yo he creído siempre que existe un solo vicio, que se llama “exceso” y que de éste, deben todos los hombres tratar de liberarse. Yo conozco casos de muchas personas que de la virtud hacen un vicio, cuando se han excedido en practicarla. Procura siempre no incurrir en ningún exceso y nadie podrá decir que tengas un solo vicio. El objetivo lógico de todo hombre que se inicia en la lucha por la vida, debe encaminarse a obtener todo aquello que le es indispensable para la satisfacción de sus propias necesidades. Obtener lo indispensable y hasta lo necesario resulta relativamente fácil para un hombre honesto, que no practica ningún exceso que le reste su tiempo y le mengüe los ingresos de su trabajo. Cualquier esfuerzo encaminado a realizar estos propósitos, estará siempre justificado y es siempre reconocido por todos nuestros semejantes, pero si se incurre en el error, tan común desgraciadamente, de caer bajo la influencia de lo superfluo, todo sacrificio resultará estéril, porque el mundo de lo superfluo es infinito, no reconoce límites y son mayores sus exigencias mientras mayor satisfacción se pretende darle. Es lo superfluo el más grande enemigo de la familia humana, y a este imperio de la vanidad se ha sacrificado mucho del bienestar y de la tranquilidad que los hombres disfrutarían, si a sus imperativos hubieran logrado substraerse, y se ha perdido mucho del honor que en holocausto a lo superfluo se ha sacrificado. De todas estas verdades, solamente pueden librarse los que, teniendo un espíritu superior, llegan a constituir las excepciones de las reglas que siempre se refieren a los casos normales. Si tú logras constituir una de esas excepciones, tendrás que aceptar que has sido un privilegiado del destino, logrando así para honor tuyo y satisfacción de tu padre, librarte de los precedentes establecidos y podrás crearte una personalidad propia, cuyo mérito lograrás sin esfuerzo que todos reconozcan. Éstos son los deseos de tu padre y lo serían de tu madre, si a ella el destino no la hubiera privado de la infinita ventura que una madre debe experimentar cuando su hijo primogénito llega a su mayoría de edad, sin haberles dado a sus padres un motivo de rubor o pesar como es el caso tuyo. Gral. Álvaro Obregón. Comentario; Pienso que leer esta carta debería ser obligatorio para todos los padres que nos esmeramos en pavimentar les el camino a nuestros hijos, pensando que de esta manera serán más felices. ¡ Oh error ! Y como las ideas se olvidan rápidamente, la deberíamos de leer a diario. Comparto con usted algunos párrafos... Si tienes uno o varios hijos, estoy segura que esta carta te ha hecho reflexionar y darte cuenta como a mi, del grave error en el que los padres podemos caer, que educamos a nuestros hijos facilitándoles todo ; por supuesto movidos y cegados por ese gran amor que les tenemos. Que ignorantes podemos ser al hecho de que, al solucionarles la vida desde pequeños a nuestros hijos privilegiados, lo único que logramos es convertirlos en unos lindos 'parásitos'. Que al darles 'todo peladito y en la boca', llenarlos de juguetes y cosas materiales, procurar que no sufran para conseguir algo y recibir mas de lo que dan, lo único que logramos es contribuir a destruir su auto-estima. Entre más límites le pongas a tus hijos, más herramientas tendrán para salir adelante el día de mañana..

viernes, 24 de octubre de 2014

OCTUBRE 24, 2014

Chistes para sonreír en fin de semana Siempre vivo con el miedo que algún día vaya entrar alguien y asalte a mi suegra que vive sola en la calle 5 de mayo 341 casa color verde rejas negras que se abren solas y no tiene alarma ni perros Papá saqué 7.2 en el examen que bueno hijo te felicito pero que examen en el del alcoholímetro se llevaron tu coche Una mentira más y me voy de esta casa como me va decir eso la mujer más linda del mundo Ayer me dijeron que soy muy fea no te preocupes que a mi me han dicho cosas peores. si, que te han dicho... que también eres bastante prostituta

miércoles, 22 de octubre de 2014

OCTUBRE 22, 2014

JAVIER FLORES Y A BRENDA SANDOVAL. FRASES DE ALBERT EINSTEIN Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber. Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas. Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad. Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo. Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, todo el amor pertenece a los pensamientos. En los momentos de crisis, sólo la imaginación es más importante que el conocimiento. La realidad es una mera ilusión, aunque una muy persistente Cuando a Einstein le preguntaron, qué armas se emplearían en la tercera guerra mundial contesto: " No lo se, pero en la cuarta se usarán palos y piedras" No podemos resolver problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando los creamos. Y por último, No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicarselo a tu abuela

martes, 21 de octubre de 2014

OCTUBRE 21, 2014

UNA FELICITACION A CRISTELA TAGLE POR SU CUMPLEAÑOS, UN SALUDO A GERARDO ROSAS FÁBULA CHINA En la China antigua, un príncipe de la región estaba por ser coronado emperador, pero de acuerdo con la ley, él debía casarse. Sabiendo esto, él decidió hacer una competencia entre las muchachas de la corte para ver quién sería digna de su propuesta. Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, escuchó los comentarios sobre los preparativos. Sintió una leve tristeza porque sabía que su joven hija tenía un sentimiento profundo de amor por el príncipe. Al llegar a la casa y contar los hechos a la joven, se asombró al saber que ella quería ir a la celebración. El principe anunció el desafío: "Daré a cada una de ustedes una semilla. Deben cultivarla con amor y hacerla crecer. Aquella que me traiga la flor más bella dentro de seis meses será escogida por mí, esposa y futura emperatriz de China". El tiempo pasó y la dulce joven, como no tenía mucha habilidad en las artes de la jardinería, cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla. Por fin, pasaron los seis meses y nada había brotado. En la hora señalada estaba allí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una flor, cada una más bella que la otra, de las más variadas formas y colores. Ella estaba admirada. Nunca había visto una escena tan bella. Finalmente, llegó el momento esperado y el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de pasar por todas, una a una, anunció su resultado. Aquella bella joven con su vaso vacío sería la futura esposa. Entonces, con calma el príncipe explicó: "Esta fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles". "SI PARA VENCER, ESTUVIERA EN JUEGO TU HONESTIDAD, PIERDE. Y SERÁS SIEMPRE UN VENCEDOR".

lunes, 20 de octubre de 2014

OCTUBRE 20, 2014

Los 6 perores errores que puedes cometer como jefe Hay que tener cuidado cuando piensas que puedes decir lo que quieras con tus empleados, pero podrías cometer un error garrafal. Es muy simple pensar el que un jefe o líder en una empresa, por estar en la posición en la que se encuentra, tiene la libertad de decir lo que se le da la gana. Pero esto podría ser uno de los grandes errores en las organizaciones. Los jefes podrán compaginar o estar en sintonía con muchos empleados, pero siempre habrá otros que preferirían despedirlos. Estos empleados problemáticos, aquéllos que no se callan una y que tienen a los jefes al borde del arranque de histeria, podrían ser una amenaza mayor. Te recomendamos: Haz estas 3 cosas y conviértete en un mejor líder Pero a pesar de ser jefe, no se puede dar rienda suelta a la frustración y soltar la primera idea violenta a la primera. “¿Y por qué no puede decir lo que siente a pesar de ser el dueño del negocio? Pues porque si comete el error de hacerlo puede que despliegue una plaga de desmotivación en la plantilla, lo que sería muy negativo para el desarrollo normal del negocio”, mencionan los expertos de Asesores de pymes. Ellos precisan que es mejor callarse ante algún reto que represente cualquiera de estos trabajadores o resolverlo de una manera civilizada. Ante esto, proponen una serie de frases que los jefes nunca deben decir, sea cual sea la situación: Yo soy el jefe. Haz lo que te digo y cállate. Sí, es cierto. Tú eres el jefe y estás en tu derecho de mandar a tus empleados, pero el miedo y el autoritarismo no es la mejor forma de hacerlo. La plantilla sabe de sobra que debe seguir tus directrices pero si tu liderazgo no fomenta el debate te estarás perdiendo importantes ideas y sugerencias que pueden partir de cualquier trabajador y que pueden ser beneficiosas para el negocio. No olvides nunca que los que están por debajo de ti tienen un conocimiento más exhaustivo sobre los clientes de lo que tú tendrás jamás. Tienes suerte de tener trabajo. La antigua mentalidad de que un empleado debe besarte el anillo y que debe sentirse agradecido por haberle dado la oportunidad de llevarse una nómina a casa todos los meses no es buena idea, ya que puede que tengas delante a un trabajador que cumpla con su cometido. Pero te perderás su posible aportación extra, ya que estará totalmente desmotivado y cohibido ante un patrón que se muestra feliz en su papel de déspota. ¿Por qué eres el único que tiene un problema con ese trabajo que te encargué? Como en casi todo, en los negocios las comparaciones son odiosas. Este axioma también es válido para la relación jefe y empleado. Da igual que estemos ante un caso puntual de un trabajador de confianza o ante un problema que se repite. La solución nunca debe pasar por compararle con otros compañeros, sino por tratar de encontrar la base del problema que impide la correcta realización del encargo. No tengo tiempo. No se te ocurra rechazar con semejante excusa la solicitud de charla de un empleado. Dos minutos de tu atención a alguien pueden ser de mucha utilidad. En cambio, un rechazo puede originar un problema que se alargue en el tiempo. No tienes ni idea del estrés que tengo que soportar. Seguramente es cierto que un jefe está más estresado que cualquiera de los suyos. Pero tampoco es necesario vanagloriarse de ello y hacer de menos los problemas de los demás. Esta forma de actuar también conduce a la desmotivación. ¿Ve usted ese nombre en mi puerta? Esta pregunta suele hacerse a aquel trabajador al que se le quiere dar una lección de humildad contándole cómo una persona como tú que salió de la nada ha llegado a presidir una firma. Eso quizá debería hacerle pensar al trabajador que su solicitud o problema no es importante si lo compara con lo que tú has tenido que padecer para llegar a tu puesto actual. Pero es una mala estrategia, ya que tú no eres Dios y lanzar ese tipo de proclamas no es la mejor manera de lograr la afinidad con tu plantilla.

viernes, 17 de octubre de 2014

OCTUBRE 17, 2014

Había un campesino que andaba muy preocupado, le habían robado 200 cabezas de ganado (de vacas), y el hombre puso un aviso en el diario que decía: "Por favor devuélvanme las 200 cabezas de ganado porque las vacas se andan chocando entre si."

jueves, 16 de octubre de 2014

OCTUBRE 16, 2014

Buena manera de hacer una buena obra, y con el frio se antoja! "Sufrimos demasiado por lo poco que nos falta y gozamos poco por lo mucho que tenemos ." Shakespeare "El café pendiente" "Entramos en un pequeño café, pedimos y nos sentamos en una mesa. Luego entran dos personas.: - Cinco cafés. Dos son para nosotros y tres "pendientes". Pagan los cinco cafés, beben sus dos cafés y se van. Pregunto: - ¿Cuáles son esos “cafés pendientes”? Me dicen: - Espera y verás. Después de un tiempo, vienen tres abogados y piden siete cafés: - Tres son para nosotros, y cuatro “pendientes”. Pagan por siete, se toman los tres y se marchan. Después un joven pide dos cafés, bebe sólo uno, pero paga los dos. Estamos sentados y, de repente, aparece un hombre vestido muy pobre y pregunta en voz baja: - ¿Tienen algún "café pendiente"? Este tipo de caridad, por primera vez apareció en Nápoles. La gente paga anticipadamente el café a alguien que no puede permitirse el lujo de una taza de café caliente. Esa costumbre ya ha salido de las fronteras de Italia y se ha extendido a muchas ciudades de todo el mundo.